La Salida Fácil

Crucero News
Read Time:1 Minute, 18 Second

Sí, este año ha sido difícil para todos y muchos de nuestros proyectos se han tenido que reajustar, a veces renunciar puede ser la salida más fácil, aunque sea una decisión difícil de tomar.

Es ahí donde nació la idea para mi columna de esta semana… ¿cuándo darte por vencido no es la salida fácil y empezar de nuevo es la mejor opción?

Al dejar algo que está ocupando espacio físico y mental en tu vida, creas espacio para pasar tu tiempo haciendo cosas que te llenen y que realmente saquen lo mejor de ti.

Siempre habrá preguntas que debes contestarte ¿Esto te hace feliz o infeliz? ¿Constantemente experimentas más frustración que recompensa? ¿No puedes imaginar una posible solución? ¿Dedicar tiempo a esto te impide realizar esfuerzos más gratificantes o daña gravemente su bienestar? ¿Te quedas por las razones equivocadas?

Asegúrese de haber identificado las causas reales de su infelicidad y de darte una oportunidad real, probando posibles soluciones y teniendo un plan de respaldo, y si después de todo decides que es tu tiempo de dejarlo aquí te dejo un mensaje de ánimo:

Vuelve a empezar…

  • Aunque sientas el cansancio. 
  • Aunque el triunfo te abandone. 
  • Aunque el dolor te lastime.
  • Aunque un negocio se quiebre. 
  • Aunque una traición te hiera.
  • Aunque una relación se apague. 
  • Aunque el dolor te queme los ojos. 
  • Aunque ignoren tus esfuerzos. 
  • Aunque la ingratitud sea la paga. 
  • Aunque la incomprensión corte tu risa… aunque todo parezca nada…
  • ¡Vuelve a empezar!

Mario Benedetti

¡Nunca es tarde para luchar por la vida que sueñas!

0 0
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %
Next Post

Dos Semanas de Notificación

El viernes pasado, un compañero del trabajo presento su carta de renuncia, como no me cae bien me puse muy contenta, ¡cual sería mi sorpresa! al enterarme que mi mejor amiga del trabajo también se irá al finalizar el año, aunque entiendo y apoyo sus planes, sentí como un golpe […]