Dos Semanas de Notificación

Crucero News
Read Time:1 Minute, 16 Second

El viernes pasado, un compañero del trabajo presento su carta de renuncia, como no me cae bien me puse muy contenta, ¡cual sería mi sorpresa! al enterarme que mi mejor amiga del trabajo también se irá al finalizar el año, aunque entiendo y apoyo sus planes, sentí como un golpe en el estómago, puesto que hacíamos muy buen equipo juntas.  

La misma noticia creó dos sentimientos totalmente diferentes, ojalá la vida te diera dos semanas de notificación cuando un evento importante va a pasar, lastimosamente hay cambios que son súbitos e inesperados, cambios para los que no estamos preparados, sin embargo con el cambio también viene la oportunidad de crecer, de cambiar, de convertirte en algo mejor.

Fue ahí cuando recordé la ley universal de la impermanencia, la que básicamente dice que el cambio es inevitable, y que cuando nos “apegamos” y nos resistimos a aceptar la impermanencia de todo lo que nos rodea, estamos condenados a sufrir de más.

A veces la vida nos da señales que el cambio es inminente y podemos prepararnos, pero la vida puede cambiar rápidamente, así que recordemos que lo único seguro es el cambio y que el resistirnos a él, nos traerá más dolor, mejor tomemos el cambio como una segunda oportunidad.

A veces nosotros mismos debemos generar el cambio, y se requiere de mucho valor para hacerlo, dejar la zona de confort no es fácil pero los beneficios valen la pena.

¡Recibamos los cambios con los brazos abiertos! Aunque vengan sin dos semanas de notificación.

2 0
Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleppy
Sleppy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Next Post

Cuento de Navidad

Alfredo estaba muy contento en aquella Navidad, pues era una fecha muy importante. Era el día del cumpleaños del Niño Jesús, y lógicamente, el día en que Papá Noel vendría de visita como todos los años.Con sus siete añitos, esperaba ansiosamente el anochecer, para volver a dormir y espiar el […]